Entre los adornos más populares para el árbol de Navidad, están los globos o esferas que penden de las ramas del pino tradicional.
El color de cada una simboliza cosas importantes para nuestra vida.
Las esferas, para la tradición cristiana, simbolizan las oraciones que hacemos durante el período de adviento. También, evocan la abundancia al reemplazar las manzanas, que se usaban originariamente en los árboles, por los adornos de Navidad, que hoy son tan populares.

AZULES: En el contexto de la oración, las bolitas de color azul representan arrepentimiento; las plateadas, agradecimiento; las doradas, alabanza y las rojas, peticiones.

VERDES: Las verdes representan la naturaleza, la vida que aporta su presencia, por eso se las considera símbolo de la esperanza.

AMARILLAS: Las esferas amarillas tienen el color del sol, del oro y de las espigas maduras de trigo, símbolos poderosos que atraen prosperidad y felicidad,

ROJO: El rojo, color del fuego y de la sangre, está íntimamente ligado también a la vida y al amor sin límites.

BLANCO: El color blanco es el extremo opuesto del negro, aunque ambos representen al absoluto. Este color significa pureza, inocencia, virtud y fe.